Jordania, piedra esculpida

Jordania: Esculpida en piedra

Jordania es un país incrustado en el corazón de Oriente Medio, rodeado por Siria al norte, Israel al oeste y Irak y Arabia Saudí al este y sur. Debido a su situación geográfica, la primera pregunta que nos viene a la cabeza es ¿Es seguro viajar a Jordania? La respuesta sin lugar a dudas es sí. Es más el país esta preparado para acoger un turismo sostenible, cada vez más creciente. Las comunicaciones entre las ciudades más importantes de Jordania son buenas, podremos adquirir fácilmente un boleto turístico con el que visitar gran parte de los atractivos del país, sabrosa gastronomía y la gente es bastante hospitalaria, Jordania tiene pues lo necesario para que nuestra visita sea muy agradable, veamos pues sus puntos de interés.
La capital de Jordania es Amán, también es la ciudad más poblada del país. De obligada visita es su ciudadela, donde encontraremos el Templo de Hércules y el Palacio Omeya. Los museos de la ciudad nos mostrarán el paso de las diferentes civilizaciones durante sus casi 10000 años de historia. Perderse por sus mercados y callejear por sus laberínticas calles supone un gran placer.
El gran foco del país es Petra, una de las 7 maravillas del mundo moderno. Es una ciudad literalmente esculpida y excavada en la piedra, algo único en el mundo y queda a cada uno de los visitantes que acceden a ella sin palabras.
En clave bíblica los tres los destinos elegidos por los turistas son Monte Nebo, Mádaba y el río Jordan.
Como experiencias de enriquecimiento personal os recomendamos el desierto Wadi Rum, donde podréis pasar una noche en sus famosas jaimas y, obviamente, flotar cual corcho en el Mar Muerto.
Para el final os proponemos una visita a Jerash, algo menos conocida que el resto del país, pero sin duda de indudable valor histórico, no en vano es conocida como la Roma de Jordania, donde encontraréis uno de los mayores y mejor conservados yacimientos del Imperio Romano.

Ciudades

Amán

La ciudad
Capital de Jordania y ciudad más poblada del país. Es el punto mejor comunicado y es el mejor lugar para establecer nuestro campamento base a la hora de movernos por todo el país y realizar las diferentes excursiones, cierto es que puede resultar algo caótica por el tráfico.
La ciudadela de Amán
Testigo perenne del nacimiento de judaísmo, cristianismo e islam, es un auténtico museo al aire libre. Destacan: Templo de Hércules, la Mezquita Omeya y ,por supuesto, el Museo Arqueológico Nacional, donde encontraremos restos arqueológicos de las diferentes civilizaciones.
Sacarle el jugo a Amán
Lejos de la ciudadela, la ciudad de Amán nos ofrece mercados de especies y artesanales, callejuelas que se entrecruzan, una rica y extensa gastronomía con platos de las cocinas sirias, palestinas, iraquís o libanesas o incluso arte urbano con impresionantes graffitis.

Jerash

La ciudad
Habitada desde la Edad de Bronce en ella encontraremos los restos arqueológicos romanos mejor conservados de todo Oriente Medio. La invasión Persa (614 dC), el resurgir de la ciudad en la época Omeya, el gran terremoto del 746 o las cruzadas S. XII dejaron huella en la ciudad, testigo intemporal de diferentes civilizaciones.
La Roma de Oriente Medio
Fue el emperador Pompeyo quien la integró en el Imperio Romano, pero el emperador Trajano fue quien garantizó la paz, lo que permitió a sus habitantes dedicar sus esfuerzos al desarrollo y construcción de la ciudad. Calzadas, templos, el hipódromo o el arco de Adriano, construido en honor a la visita del emperador son ejemplos de su patrimonio.

Madaba

La ciudad
Cercana a Amán, de la cual la separan 30 km y cuya carretera es conocida como Camino de los Reyes, Mádaba es conocida como la ciudad de los mosaicos, muchos de los cuales vienen de la época Bizantina y Omeya, el mosaico más importante es el Mapa de Madaba.
Mapa de Madaba
Sin duda alguna el elemento más importante de la ciudad no solo por su belleza, sino por su importante valor histórico, ya que se trata de la representación cartográfica más antigua que se conserva de Jerusalén, Tierra Santa y el Delta del Nilo. Se encuentra en la iglesia ortodoxa griega de San Jorge, donde veremos diferentes obras de gran belleza.
El Monte Nebo
La Biblia nos cuenta que fue desde este lugar donde Moisés divisó la Tierra Prometida. Hoy en día nosotros obtendremos unas magnificas vistas, en días claros, de la ciudad de Jerusalén y el Mar Muerto, desde este pico de poco más de 800 metros. En la cumbre se encuentra edificada la Iglesia de Moisés.

Naturaleza

Desierto Wadi Rum

Situación geofráfica
Conocido como Valle de la Luna, es el desierto más conocido, visitado y largo de Jordania. Cercano a Aqaba y a unos 1600 msnm, siendo el punto más elevado el monte Jabal Umm ad Dami, con 1854 msnm.. El desierto Wadi Rum es una área protegida y declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2011.​
Historia
Desde la prehistoria diferentes culturas han ido dejando su impronta en las rojizas arenas y en sus formaciones rocosas. De especial importancia son los petroglifos de las culturas nabateas y tamúdicas. Hoy en día es habitado por beduinos que se encargan de realizar ecoturismo y actividades sostenibles.
Actividades
Totalmente recomendable contratar los servicios de algún guía beduino, que nos magnificará la experiencia, sin contar el hecho de la dificultad que entraña orientarse en el desierto. Entre las opciones más solicitadas en encuentra la de dormir en las jaimas del desierto.

Wadi Mujib

El lugar
Es una garganta situada a más de 400 metros de profundidad que termina en el mar Muerto. Debido a su profundad es la reserva situada a menor altitud del mundo, la reserva fue creada en 1987 y sus especiales condiciones la convierten en una reserva única en el mundo.
Biodiversidad
La peculiaridad del Mujib es que recoge el agua de una cuenca muy amplia, de carácter pluvio-nival lo cual crea un contraste brutal con sus formaciones desérticas. 300 especies de plantas, 10 especies de carnívoros y numerosas especies de aves migratorias y permanentes.
Actividades
Existen 4 senderos marcados que recorren la garganta en la reserva, 1 seco y los otros 3 de agua, que dependiendo de la época contendrán más o menos. Nuestra recomendación es hacer el barranquismo con guía. El centro de visitantes en el punto de encuentro para las actividades.

Mar Muerto

En realidad es un lago
Cierto que todos lo conocemos como el Mar Muerto, pero no deja de ser un lago a más de 400 bajo el nivel del mar. No es el lago más salado del mundo, aunque su concentración de sal es 9 veces mayor a la de mares y océanos. Es el río Jordan quien aporta la mayor parte de su agua.
Características
Su salinidad lo convierten en "rara avis" en el mundo, haciendo casi imposible la vida en él, solo microorganismos halófilos y las artemias, únicos animales, pueden superar sus condiciones. Su alta densidad, provocada por la sal hace que el cuerpo humano flote, dando lugar a curiosas instantáneas.
¿Aguas curativas?
Desde la antigüedad vienen usándose sus aguas como remedio para diferentes dolencias. Son también frecuentes los baños en barro como medida de tratamiento o simplemente relajación corporal. Cierto o no, creemos que es algo único que no puedes dejar de hacer durante tu visita.

Mar Rojo

El golfo del índico
El mar Rojo, que en hebreo se traduce como "mar de los juncos", es un golfo o cuenca del océano Índico entre África y Asia. Su profundidad máxima es de unos 2200 metros, pero también posee extensas plataformas de escasa profundidad, en las que se encuentra abundante vida marina y corales.
Aqaba
Es el punto más austral de Jordania y la entrada del país al mar Rojo. Aglutina los resorts turísticos del país, en es el epicentro de la fiesta nocturna de Jordania, ya que casinos y discotecas pueblan su costa. pero si por algo es conocida la ciudad es por el buceo.
Buceo y actividades marinas
Las aguas que bañan Aqaba oscilan entre los 21 y los 28 grados todo el año, haciéndolo un lugar idóneo para la práctica de actividades submarinas. Pero no es por la temperatura por lo que es un lugar idílico para buceo o snorkel, lo es por sus formaciones de corales y fauna marina.

Petra

Petra es un importante enclave arqueológico en Jordania, y la capital del antiguo reino nabateo. El nombre de Petra es perfectamente idóneo; no se trata de una ciudad construida con piedra sino, literalmente, excavada y esculpida en la piedra.
El asentamiento de Petra se localiza en un valle angosto. Los restos más célebres de Petra son sin duda sus construcciones labradas en la misma roca del valle, en particular, los edificios conocidos como el Khazneh (el Tesoro) y el Deir (el Monasterio).
Fundada en la antigüedad hacia el final de siglo VIII a. C. por los edomitas, fue ocupada en el siglo VI a. C. por los nabateos que la hicieron prosperar gracias a su situación en la ruta de las caravanas que llevaban el incienso, las especias y otros productos de lujo entre Egipto, Siria, Arabia y el sur del Mediterráneo.
Entre los años 64 y 63 a. C., los territorios nabateos fueron conquistados por el general Pompeyo y anexados al Imperio romano, en su campaña para reconquistar las ciudades tomadas por los hebreos. Sin embargo, después de la victoria, el imperio otorgó a Petra y a los nabateos una relativa autonomía. El aumento en la construcción revela que la ciudad conoció un período próspero durante la "Pax Romana." Con la reorganización del imperio, iniciada por el emperador Diocleciano, se convirtió en la capital de la Palaestina.
Hacia el siglo VI d. C., el cambio de las rutas comerciales y los terremotos sufridos, condujeron al abandono de la ciudad por sus habitantes.
Cayó en el olvido hasta que en 1812 el lugar fue redescubierto para el mundo occidental por el explorador suizo Jean Louis Burckhardt (1784-1817).
Desde el 7 de julio de 2007, Petra entró a formar parte de las 7 maravillas del mundo junto al Coliseo, Chichén Itzá, Machu Picchu, la estatua Cristo Redentor, la Gran Muralla China y Taj Mahal.