Bélgica, el país de la cerveza y el chocolate

Bélgica: chocolate, cerveza y mucho más

Bélgica ofrece a los turistas que deciden pasar unos días en este pequeño país del Benelux (recomendamos Nuestra ruta por el Benelux) una experiencia a nivel cultural, arquitectónico, histórico y gastronómico de primer orden mundial. La capital belga es Bruselas, su moneda es el euro y la extensión de todo el país es ligeramente superior a Galicia e inferior a comunidades como Cataluña, lo que la hace un destino ideal para disfrutar de nuestras vacaciones, ya que gracias a las buenas comunicaciones ferroviarias no perderemos mucho tiempo al movernos entre los destinos elegidos.
En Bélgica nos encontraremos en una misma ciudad desde la arquitectura más vanguardista, como puede ser el Atomium de Bruselas, a una de las plazas más bellas el mundo, sí la Grand Place, que a su vez representa un pedacito de la historia de Bélgica conociendo los hechos tanto trágicos como alegres que en ella sucedieron. Bruselas ofrece al viajero una cantidad cultural-arquitectónica difícilmente superable desde ya comentada Grand Place, hasta el Palacio del Cincuentenario, pasando por el Palacio Real y el de Justicia, diferentes museos que muestran desde la evolución humana hasta la historia monárquica de Bélgica. Tres son los edificios religiosos más representativos de la capital belga: la Catedral de Bruselas, la Basílica del sagrado Corazón y Notre Dame de Sablon. Además del archiconocido Manneken Pis y su réplica femenina, algo menos conocida, Jeanneke Pis.
En ciudades como Gante, Brujas o Amberes el viajero experimenta un viaje a otra época, con ciudades cuyo núcleo histórico parece sacado de novelas de los siglos XVII ó XVIII, puentes de piedra, castillos o palacios dentro de la ciudad, plazas con una decoración ornamental fastuosa, monumentales estatuas ...
Por su todo esto no fuese suficiente motivo para visitar Bélgica hay van un par más : Cerveza y chocolate. Podrás encontrar una amplísima gama de cervezas que disfrutarás en auténticos museos convertidos en cervecerías, se calcula que puede haber más de 800 cervezas diferentes belgas, nuestra recomendación es que os deleites con las de fermentación alta, especialmente con las "trapistas". Una vez calmada nuestra sed es hora de disfrutar de uno de los chocolates más sabrosos del mundo el belga, en sus múltiples formas que podremos encontrar en las pastelerías de todo el país, no olvidéis probar también sus famosos gofres !!!

Ciudades principales

Bruselas

La ciudad
Bruselas es la capital de Bélgica pero también la capital europea. Es una ciudad que reúne las características de una gran urbe junto con el encanto de las pequeñas ciudades más tranquilas. Modernas pero con un toque clásico, las calles de Bruselas están cargadas de encanto y de historia.
Grand Place
Esta imponente plaza, una de las más bellas del mundo, es el corazón histórico de la capital belga. Es un conjunto arquitectónico que data del siglo XVII, bombardeada por el ejercito francés, fue reconstruida y emergió si cabe con aún más belleza
¿Qué ver?
Aún con la impactante Grand Place en la mente, nos dispondremos a disfrutar de la bella Bruselas. El simpático Manaken Piss, el imponente Atomium, donde podremos subir para disfrutar de impresionantes vistas, el Palacio Real y el del Cincuentenario, la catedral de Bruselas y la Basílica del sagrado Corazón y un largo etcétera.

Brujas

La ciudad
Visitar esta pequeña ciudad de la región de Flandes, hará que el viajero retroceda en el tiempo y se sitúe siglos atrás en una ciudad medieval, no en vano su centro histórico de corte medieval es uno de los mejores conservados del mundo.
Canales
Por muchos conocida como la Venecia norteña, un paseo por sus canales resulta imprescindible para comprender la historia de esta pequeña ciudad y para retroceder al medievo y admirar todos y cada uno de los detalles de una ciudad para la cual hace 3 siglos que no pasa el tiempo.
¿Qué ver?
Además de sus canales, podremos disfrutar de la Plaza Mayor (Grote Markt) donde unos bonitos edificios medievales hacen referencia a un campanario, la Plaza Burg donde se encuentra el Ayuntamiento, la Basílica de la Santa sangre y el Franconato de Brujas, además podremos deleitarnos con el lago del Amor, el Muelle del Rosario, los molinos ...

Gante

La ciudad
Cercana a Brujas se encuentra otra puerta que tras cruzar nos hará retroceder al medievo. Se considera que Gante fue fundada en el siglo IX cuando Balduino I de Flandes levantó un castillo para proteger las abadías de San Pedro y San Bavón.
Catedral de San Bavón
Tras tres siglos de construcción la catedral de Gante lucía espléndida, al igual que lo hace en la actualidad. Su espectacular fachada no hace sino presagiar el tesoro que se encuentra en su interior la "Adoración del Cordero Místico", junto a otras importantes obras de arte.
El castillo de Gante
Dentro del propio casco urbano de Gante se encuentra este colosal castillo, uno de los mejor conservados de toda Bélgica, su situación, al igual que todo en Gante, es soberbia: a orillas de los canales que recorren toda la ciudad.

Amberes

Ciudad
Siempre ha sido una de las ciudades comerciales más importantes de Europa así como uno de los puertos más relevantes del Viejo Continente. Es conocida como la capital de los diamantes, hay un museo dedicado a ellos. Rubens pasó buena parte de su vida aquí, encontraremos su casa-taller.
Grote Mark
Como en la mayoría de las ciudades belgas su plaza principal es el corazón de la ciudad y centro histórico. Pero la plaza del Amberes nos ofrece además la espectacular "Estatua de Bravo", que a buen seguro no te dejará indiferente.
El castillo Steen
Es un castillo construido en el S XIII y que se ubica en el centro histórico de Amberes. Es la construcción más antigua de la ciudad, a sus pies una divertida estatua que representa a Lange Wapper, un gigante que, según la leyenda, en las noche vagaba por las calles de Amberes.

Dinant

La ciudad
Conocida como la "hija del Mosa", la estampa que nos recibe es es grandiosa, a los pies del macizo de las Árdenas, que a su vez son coronados por una fortaleza y a orillas del río Mosa. Es conocida como la "hija del Mosa" y a nivel internacional por la cuna del saxofón.
Colegiata de Notre Dame de Dinant
Es sin duda el emblema de la ciudad, situada en el propio paseo fluvial.La colegiata sustituyó un iglesia románica del s X que se derrumbó en 1228. Esta vez siguió un estilo gótico, Especialmente vistoso es su campanario.
La Merveilleuse
Es una cueva donde estalactitas, estalagmitas y cascadas se van sucediendo para el disfrute del visitante. La cueva está acondicionada y su acceso a pie de suelo es fácil. La visita dura algo menos de una hora y es muy muy recomendable.

Cerveza y chocolate

Para los amantes de la cerveza, Bélgica resulta un paraíso terrenal, sus más de 800 tipos/marcas de cervezas abren un abanico de sabores y matices que harán las delicias de los visitantes de Bélgica. Algunos tipos de cervezas belgas son:
Pilsen: A nivel internacional la más conocida Stella Artois, pero en Bélgica las más consumidas Jupiter y Maes.
Cervezas de Abadía: Son cervezas producidas por monasterios no trapenses o por marcas comerciales que siguen la receta de alguna abadía que siga o no en funcionamiento. Algunos ejemplos de estas cervezas son Leffe, Grimbergen, Tripel Karmeliet, Maredsous, Watou, Saint-Feuillien, Floreffe, Val-Dieu ...
Cerveza Trapista: Sólo 11 marcas de cervezas en todo el mundo realizan este tipo de cerveza y 6!!! están en Bélgica son : West-Vleteren, Westmalle, Achel, Rochefort, Orval y Chimay. La elaboración debe estar supervisada y ejecutada en su totalidad por minjes trapenses
Lambic: Son cervezas de fermentación espontánea, hay 4 subcategorias: Gueuze, Kriek, Framboise y Faro. Las marcas más conocidas son Mort Subite, Belle Vue, Cantillon y Saint Louis. De este tipo de cervezas son también las cervezas afrutadas.
Estos son unos pocos ejemplos de los múltiples tipos de cervezas belgas también hay cervezas de fermentación mixta (cervezas rojas), cervezas triple o double, blanca, brut, blanca ...
La cervecería más famosa es Delirium Tremens, pero podremos encontrar por toda Bélgica pequeñas cervecerías que son auténticos museos donde elaboran sus propias cervezas al estilo tradicional, lejos de las marcas comerciales.
En Bélgica, donde hoy se producen algunos de los mejores chocolates del mundo, es Jean Neuhaus quien lo pone de moda en su “confitería farmacéutica” ubicada en las prestigiosas Galerías St. Hubert de Bruselas. Su dulce negocio arrancaba en 1857 y hoy aún continúa ubicado en las mismas galerías. En 1912 su nieto crearía el primer bombón relleno (bautizado como praliné) y pocos años más tarde su mujer diseñaría la “ballotin”, las cajitas de bombones que sustituirían a los cucuruchos de papel utilizados hasta entonces. Eran los inicios de una tradición chocolatera que se expandió todo el país.
Hoy en día en Bélgica se encuentran los mejores maestros chocolateros del mundo y pese a ser uno de los principales productores de chocolate a nivel mundial, sus recetas siguen siendo al estilo tradicional y no introducen en ellas grasas vegetales, elaborando así un producto casi 100 % de cacao.
La marca más extendida por todo el país es Leonidas (además de ser la que tiene unos precios más asequibles), pero hay infinidad de marcas que harán las delicias de los paladares más golosos como: Galler (quizá la más conocida a nivel internacional), Neuhaus, Corné, Godiva ... elijas la que elijas seguro acertarás
Si nos referimos a las chocolaterías afloran por todo el país y no son difíciles de encontrar.
Otro de los productos estrella de Bélgica son sus deliciosos gofres que podremos combinar con chocolates, helados, frutas exóticas ... Bon appetit !!!