Imagen destacada Perú 2
Perú a tu aire, segunda parte
14 diciembre, 2017
Escocia, Edimburgo, Panorámica
Escocia a tu Aire
8 enero, 2018
Imagen destacada Perú 3
Hola viajeros.Última entrega de nuestro viaje por Perú. Encontraréis lo que hicimos por Machu Picchu, el resto del Valle Sagrado y la capital del país, Lima.
Día 9: 5 de la mañana, el despertador suena. Si, el día 9 de noviembre siempre lo recordaremos como uno de los más importantes en nuestra vida. Por fin íbamos a visitar lo que habíamos deseado tanto tiempo, Machu Picchu.
Tras esperar un ratillo en la cola para subir al autobús que nos llevaba al complejo de Machu Picchu llegamos a la entrada y esperamos a entrar bajo una fuerte lluvia. El día no amaneció muy apetecible, aunque eso no nos iba a quitar ni las ganas ni la ilusión de visitar la Montaña Vieja, que es lo que significa Machu Picchu en quechua.
La entrada que teníamos incluía la visita de la montaña, que tiene una altitud de más de 3000 metros. La verdad que la subida es dura, y con lluvia algo más. Tras una hora de subida aproximadamente llegamos a la punta donde hay un mirador. Esperamos pacientemente a ver si las nubes se iban, pero tras algo más de una hora decidimos continuar la visita. Fue una lástima porque las vistas desde lo más alto son muy bonitas. Es común en la época que estuvimos y a primera hora de la mañana que haya nubes, pero nosotros estábamos dentro de la nube. Cabe decir que pudimos ver la ciudad solo 1 segundo que fue el único momento en el que se despejo lo suficiente para poder ver algo.
La bajada fue tediosa y con el ánimo algo bajo. Después de subir un sendero duro esperando unas vistas bonitas y solo poder ver nubes fue un chasco. Ya era sobre las 11 de la mañana cuando estábamos en la antigua ciudad. Afortunadamente empezaba a despejar y las nubes se abrían para darnos a conocer lo que escondían, unos de los sitios más místicos del planeta, Machu Picchu.
Con el ánimo más arriba empezamos a recorrer el recinto visitando sus distintas partes, templo del cóndor, roca sagrada, casa del guardián… de arriba abajo lo recorrimos y disfrutamos como niños. Por supuesto hicimos mil y una fotos. Durante el recorrido nos acompañaron varias llamas que viven la ciudad. Son animales muy tranquilos, pero si te pasas de listo y las molestas pues te escupen y se quedan tan a gusto. Estaban a sus anchas por el recinto, comiendo y haciendo cosas de llamas.
Cuando miras fotos ves que es bonito, tiene encanto, pero cuando estás allí te das cuenta de muchas cosas. Primero de donde está situado, rodeado de montañas y a una gran altitud. Te preguntas cómo lo hicieron, porqué allí… Segundo lo bien cuidado que está, a pesar de la afluencia de turistas he de decir que es de los sitos mejor conservados que he visitado. Por último, la magia que desprende. Sientes que estás en un lugar único, especial y por eso me sentí muy afortunado.
Pasamos un total de 6 horas y nos hubiera gustado quedarnos más, pero nuestro tren de vuelta salía a media tarde y queríamos estar a tiempo. Nos esperaba un largo viaje de vuelta a Cusco.
Tras varias horas de viaje y tiempo suficiente para reflexionar llegamos casi a la hora de cenar a la antigua capital del Imperio Inca. Estábamos exhaustos, pero aún somos jóvenes y qué narices, al día siguiente era mi cumple y quería celebrarlo. Ducha, cena y me puse la ropa de David porque no tenía limpia ajaja. Había quedado con una amiga que conocimos en el free tour y nos fuimos a disfrutar de la noche peruana. He de decir que me lo pasé muy bien, concierto en vivo, buena cerveza y la gente muy agradable, noche perfecta. Era tarde y al día siguiente madrugábamos, para el hotel.
Día 10: ¿Qué es lo malo de salir de fiesta, beber y dormir poco? Que estás hecho pedazos y con resaca. No hay excusas a la hora de viajar, siempre me han dicho: quien vale para trasnochar vale para madrugar. Dicho y hecho.
Nos pusimos en ruta, continuando con el Valle Sagrado. Esta vez tocaba ver las ruinas de Moray, las salinas de Maras y Chinchero.
Moray es un complejo donde los Incas experimentaban con los cultivos. Son terrazas que tienen distintas alturas y que gracias a un sistema de riego controlaban su humedad, por lo que podían saber qué alimentos iban mejor según qué condiciones se diesen. Pura ingeniera agrícola.
Proseguimos con Maras. En total hay más de 3000 pozos de sal, de un tamaño no muy grande, de unos 5 metros cuadrados. La peculiaridad es que podemos encontrar sal rosa, siendo uno de los pocos sitios de la tierra donde se puede extraer este tipo de sal. Exportan a todo el mundo y el sistema de recogida es totalmente artesanal, a mano. Una visita muy curiosa.
Última parada, Chinchero. Su conjunto arqueológico es impresionante. Tras dar una vuelta por el conjunto decidimos dar una vuelta por un sendero que había cerca en busca de unas cascadas. Craso error, ni pudimos ver la cascada y casi nos perdimos. Menos mal que durante la caminata el paisaje era bonito y unos burros nos amenizaron el paseo, fue divertido la verdad.
Ya de vuelta a Cusco nos preparamos para dejar la ciudad al día siguiente. Fueron unos días muy intensos donde conocimos muchos sitios e hicimos muchas amistades. Una gran experiencia.
Día 11: Madrugón para variar y al aeropuerto, nos vamos a Lima. Nuestro viaje empezó en la capital peruana pero solo dormimos en ella. Tras poco más de una hora de vuelo y otra hora casi para llegar al alojamiento nos ubicamos en Lima. Nos llevamos una sorpresa al ver la ciudad. Estábamos acostumbrados a ciudades, pueblos con escasez de recursos, carreteras malas, algo pobres… Lima es todo lo contrario. Es lo más parecido a Europa que vimos en Perú. Con ello no digo que sea fea ni nada por el estilo, solo que es distinta al resto del país.
Nuestro alojamiento estaba justo en frente de la costa. Dimos una vuelta por el interminable paseo marítimo y visitamos el Parque del Amor. Como os podéis imaginar está dedicado al amor. En los bancos podemos ver frases de ilustres escritores sobre el amor y, en el centro del parque, la escultura El Beso.
Ya por la tarde decidimos visitar el parque Kennedy. Allí encontramos mucha gente y un mercado. Muy cerca de la zona hay multitud de mercados artesanales donde poder comprar regalos.
Por la noche visitamos las ruinas de Huaca Pucllana, perteneciente a la cultura Lima. Fue una visita muy interesante, ver como construían las paredes al estilo librería nos sorprendió, no habíamos visto algo así nunca. Hacía ladrillo de barro, pero en vez de ponerlos en horizontal los colocaban en vertical y con una pequeña distancia entre ellos. Lo hacía así para que cuando hubiese terremotos no se cayese la estructura. También nos llamó la atención que no usasen tejados. Lima es una ciudad que apenas llueve, así que para que tener techo que proteja de la lluvia.
Día 12: Nuestros días en Perú llegan a su fin. Nuestro último día lo dedicamos a ver el centro histórico de Lima. Visitamos la Plaza de Armas, algún que otro museo y plaza cercana.
El cansancio hacía mella en nosotros. Han sido 12 días de no parar, caminatas largas y grandes experiencias. Ya solo nos quedaba coger el avión de vuelta a casa. 12 horas de vuelo dan para mucho, reflexionar, analizar lo hecho y, sobre todo, ser consciente de donde hemos estado y lo afortunados que somos por poder hacer algo que nos encanta, viajar. Lo he dicho alguna vez, lo que más me gusta después de un viaje es reflexionar. Ir a Perú es algo con lo que habíamos soñado muchas veces, visitar Machu Picchu ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Viajar te abre la mente, te invita a conocer a gente nueva, distintas culturas. Une lazos entre gente de distintas creencias y, ante todo, me hace ver lo afortunado que soy por hacer hago que me apasiona y por las personas que tengo en mi vida.
Esta ha sido la última entrega de nuestro viaje por Perú. 12 días muy intensos donde no hemos dejado de ver y hacer cosas. Esperamos que os haya gustado y que os animéis a visitar este fantástico país. Un saludo viajeros y hasta la próxima.
Si te gusta este tipo de viajes ya sabes qué puedes hacer. Para contactar con nosotros puedes hacerlo mediante mail info@viajesatuaire.es, a nuestro teléfono 686905877 o rellenando nuestros formularios de contacto y presupuesto.

Síguenos en nuestras redes sociales para estar al corriente.


Viajes a tu Aire, tu agencia de viajes.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *