Ruta Báltica, descubriendo las tres repúblicas

Ruta Báltica, descubriendo las tres repúblicas

La Ruta Báltica nos descubrirá las joyas que se encuentran a orillas del mar Báltico. Nos centramos en las orillas de las tres repúblicas: Estonia, Letonia y Lituania, donde hemos incluido Helsinki por su proximidad.
Comencemos por Helsinki. La capital de Finlandia nos ofrece una gran oferta cultural y muchos parques. El centro histórico nos deleita con la plaza del mercado donde poder comprar productos típicos. Muy cerca entramos en la plaza del Senado donde la Catedral y la Biblioteca Nacional nos esperan. Podremos visitar la Bahía de Töölö y la fortaleza de Suomenlinna.
Seguimos con nuestra ruta. Esta vez, cruzando el golfo de Finlandia, llegamos a Tallin. Su imponente castillo nos da la bienvenida. Siendo uno de los mejores miradores de la ciudad, visita el castillo y piérdete por sus callejuelas mientras recorres sus murallas. Descansa en la plaza del ayuntamiento donde su belleza y ambiente te llevará a la edad media. Un lugar donde tomarse un café, comer y pasear.
La Ruta Báltica sigue, ahora, con la capital letona, Riga. Su centro histórico es impresionante y aquí nos esperan los edificios más representativos de la ciudad. Alejado un poco del centro nos encontramos con el Monumento a la Libertad. Situado en un parque, este monumento es símbolo de la independencia y la lucha por la libertad del pueblo de Letonia. En lo alto del monumento se erige una figura de mujer donde sostiene tres estrellas doradas.
Vamos llegando al final de la ruta, Vilna. Su centro histórico nos guiará hasta la Plaza de la Catedral. Enorme espacio donde se ubica la Catedral de San Estanislao y San Vladislav. En esta plaza encontraremos la mayor actividad de la ciudad. Muy cerca de la capital está Trakai y su castillo rodeado de lagos, lo que hace que sea una excursión muy recomendable.
La Ruta Báltica ha llegado a su fin, hemos conocido cuatro capitales mientras disfrutábamos de su belleza. Ahora solo falta saber si te animas a conocerlo en persona.

Helsinki

Centro histórico

Plaza del mercado
En el mercado más famoso de Helsinki se venden especialidades tradicionales y de temporada, objetos de artesanía y recuerdos. Incluso en los días más fríos de invierno se puede tomar un café u otra bebida humeante para calentarse en la cafetería-carpa climatizada.
Catedral y plaza del senado
En los alrededores de la Plaza del Senado podemos encontrar la Universidad, el Consejo del Estado, la Catedral y la Biblioteca Nacional.
Catedral de Uspenski
La iglesia de ladrillos rojos tiene influencias orientales y occidentales: su fachada es un ejemplo de la vieja tradición eslava.

Centro y Kamppi

Jardín botánico
El jardín se halla al lado del parque de Kaisaniemi, escenario de numerosos acontecimientos. El jardín inaugurado en 1829, con sus magníficos invernaderos, hace vivir la naturaleza; está abierto todo el año.
Sanamotalo
Sanomatalo se encuentra en el parque Finlandia, con una gran concentración de edificios culturales, al lado del Museo de Arte Contemporáneo Kiasma y del Palacio de la Música.
Capilla de Kamppi
Ejemplo de la destreza finlandesa en la construcción de edificios de madera, esta capilla ofrece un oasis de paz en medio del ajetreo urbano. Finalizada en mayo de 2012, es un innovador edificio de madera.

Bahía de Töölö

Museo Nacional
Museo perfecto para conocer la historia del país y las distintas etapas por las que ha ido pasando a lo largo de los años.
Iglesia de Temppeliaukio
Esta iglesia está excavada en plena roca y su acústica es ideal para conciertos.
Monumento a Sibelius
En el parque de Sibelius podemos encontrar esta escultura. Fue diseñada de tal forma que sus tubos, dependiendo de nuestra posición, emite unos sonidos u otros

Fortaleza de Suomenlinna

Patrimonio de la Humanidad
Símbolo y orgullo nacional, esta fortaleza es una visita indispensable en la capital de Finlandia. Puerta de entrada al país por el mar fue un enclave muy importante.
Historia de tres países
Suomenlinna es una fortaleza de bastiones de forma irregular erigida sobre un terreno accidentado que abarca varias islas. Su importancia en la defensa sucesiva de tres estados diferentes, Suecia, Rusia y Finlandia , otorga a esta fortaleza una importancia muy especial.
Eventos culturales
La fortaleza ha sido la puerta de entrada a Finlandia de numerosas tendencias culturales europeas. En la actualidad, se organizan anualmente en Suomenlinna diversos eventos culturales de alta calidad. La tradición artística y la artesanía siguen vivas en el trabajo de distintos artesanos y en la restauración y el reacondicionamiento de veleros tradicionales.

Tallin

Toompea, parte alta.

Castillo
La zona del castillo se encuentra encaramada en lo alto de una colina, la zona de la ciudad reservada a los aristócratas y nobles desde donde se podía controlar la ciudad.
Murallas
Se conserva en la actualidad un tramo de casi dos kilómetros de las murallas originales.
Catedral Alexander Nevski
La catedral de Alejandro Nevski es una catedral ortodoxa estonia, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1997. La catedral había sido considerada por los estonios como un monumento a la dominación rusa, por lo que las autoridades ordenaron su demolición en 1924; decisión que nunca fue llevada a cabo.

Vanalinn, parte baja

Plaza del Ayuntamiento
La plaza del Ayuntamiento o "Raekoda Plats" con sus terrazas, restaurantes y quioscos, es uno de los lugares con más actividad de la parte baja de la ciudad. Sobre el edificio del ayuntamiento se levanta una torre octogonal de 61 metros y que es un símbolo de la ciudad.
Calle Pikk
La calle Pikk o de la "Pierna Larga" cruza prácticamente toda la parte baja, por lo que es la más larga de la ciudad amurallada y en donde habitaban los comerciantes más ricos que hacían llegar hasta ellos sus mercancías desde el puerto cruzando casi toda la ciudad.

Riga

Centro histórico

Centro histórico
El centro histórico de Riga fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997. Junto a Vecrīga, el área sobre el que se originó la ciudad, que conserva aún su trazado medieval, se han incluido en la Lista de la UNESCO su extensa colección de edificios construidos en estilo Art Nouveau y la peculiar arquitectura en madera.
Casa de las cabeza negras
La Casa de los Cabezas Negras es uno de los edificios más representativos del casco antiguo de Riga. Fue construido en el siglo XIV para albergar la sede de la Hermandad de los Cabezas Negras, una asociación de comerciantes solteros que se originó en la región en la Edad Media y que aún existe hoy en día en Alemania.
Los tres hermanos
Los Tres Hermanos es el complejo residencial más antiguo de Riga y está formado por tres casas cada una con un estilo arquitectónico distinto, el gótico y renacentista, menierista y barraco. Estas tres casas, que se encuentran unidas por el interior, albergan la sede de la Inspección Estatal para la Protección del Patrimonio y el Museo letón de Arquitectura.

Monumento a la libertad

Monumento a la libertad
El Monumento a la Libertad es un símbolo de la independencia y la lucha por la libertad del pueblo de Letonia. En lo alto del monumento se erige una figura de mujer que sostiene tres estrellas doradas, que simbolizan la unión de las tres regiones históricas de Letonia.
La puerta sueca
La Puerta Sueca es la única puerta que queda en pie de las ocho que tuvo la muralla de Riga. Fue construida a finales del siglo XVII para dar acceso a la ciudad a los soldados suecos del cuartel de Santiago.
Torre de la pólvora
La Torre de la Pólvora es una de las 18 torres que llegó a tener la muralla de la ciudad. En la actualidad alberga, junto al edificio anexo, la sede del Museo de la Guerra de Letonia.

Vilna

Vilna

Centro histórico
Las calles Pilies y Gedimino Prospektas son la columna vertebral de la ciudad. Encontraremos comercios, restaurantes y bares y nos llevarán a los puntos más importantes de la ciudad.
Plaza de la Catedral
La Catedral de San Estanislao y San Vladislav custodiada por la Torre de la Campana forman la estampa más fotografiada de la ciudad. Detrás de la catedral se encuentra el bello Palacio de los Grandes Duques de Lituania y la estatua del Gran Duque Gediminas, quien es considerado el fundador de Vilnius y de Trakai.
Castillo y a la Torre de Gediminas
Desde lo alto de la colina se puede admirar, desde un lado, gran parte del casco antiguo de Vilnius protegido por un frondoso bosque y, desde la parte opuesta, el llamado nuevo Vilnius, un barrio moderno lleno de rascacielos y edificios contemporáneos.

Plaza de la Catedral

La plaza
Sin lugar a dudas la estampa más típica de la ciudad. Las dos catedrales y la torre dan a esta plaza un toque perfecto. Punto de encuentro de quedadas hacen que siempre esté muy animada.
Calle Pikk
La calle Pikk o de la "Pierna Larga" cruza prácticamente toda la parte baja, por lo que es la más larga de la ciudad amurallada y en donde habitaban los comerciantes más ricos que hacían llegar hasta ellos sus mercancías desde el puerto cruzando casi toda la ciudad.